UK: (+44) 077 6307 2230 / Spain: (+34) 917 594 649

info@enairelocation.com

La movilidad geográfica relacionada con el empleo supone una gran oportunidad de crecimiento personal y laboral que ningún trabajador suele rechazar. Descubrir la cultura de otro país y las posibilidades que ofrece un nuevo destino suponen una experiencia única. Pero un traslado requiere obligatoriamente un papeleo engorroso y que obliga a perder una gran cantidad de tiempo. Para ello, existen empresas como Enai Relocation, especialistas en tramitar la documentación necesaria para trabajar y vivir en España.

Los papeles básicos para poder trabajar en Madrid, Barcelona o la ciudad española escogida son la correspondiente autorización previa solicitada por el empleador que ofrece el contrato de trabajo y, una vez obtenida, el visado.

Requisitos para obtener el visado en España

Si un trabajador es recolocado por su empresa en España y tiene prevista una permanencia superior a 90 días (tres meses), requiere de un visado de residencia y trabajo. Se solicita en el Consulado General de España en el país de origen para un ámbito geográfico concreto, una ocupación determinada y con una duración de un año prorrogable. Para obtener un visado se requieren:

  • La autorización de residencia y trabajo facilitada por la Administración Española.
  • Una copia del contrato de trabajo por el que se produce la expatriación.
  • Tener el pasaporte en regla, con un mínimo de 4 meses de validez.
  • Un certificado de antecedentes penales y un certificado médico, ambos traducidos al español mediante una traducción jurada (con la Apostilla de la Haya).

En algunos casos y según cuál sea el país de origen, se requiere tramitar previamente un visado Schengen de corta duración, que permite a su titular residir en un Estado del Espacio Schengen por un periodo de tiempo limitado.

Existen otros tipos de visados que dependen del objetivo del traslado a España, con el visado de estudios o prácticas no remuneradas y el visado de residencia y trabajo de temporada (menos de un año), habitual en personal de alta dirección, deportistas o artistas de espectáculos públicos.

Identificación, padrón y Seguridad Social

Una vez en España, hay tres documentos básicos que necesita un trabajador expatriado, dependiendo de si procede o no de otro país de la UE, y de la duración y el objetivo de la estancia. Son los siguientes:

  1. NIE/TIE
    Estas siglas denominan sendos documentos de identificación que dependen del lugar de origen. El NIE (número de identidad de extranjero) está reservado a los ciudadanos procedentes de otros países de la Unión Europea, mientras que el TIE (tarjeta de identidad de extranjero) es el que se expende a personas originarias de fuera de la UE. En ambos casos, se trata de una tarjeta identificativa necesaria para completar multitud de trámites habituales, como abrir una cuenta bancaria. Se solicita en la Oficina de Extranjería más cercana al domicilio.
  2. Empadronamiento
    Es un paso previo a conseguir el NIE o el TIE. La primera información que se le deberá proporcionar a las autoridades españolas es el lugar de residencia previsto. En este caso, puede ser una vivienda en propiedad, alquilada o proporcionada por un familiar, la propia empresa, etc. Este trámite da acceso a los servicios de educación y sanidad, por ejemplo.
  3. Número de la Seguridad Social
    Estar inscrito en la Seguridad Social es obligatorio para poder desarrollar un trabajo o unas prácticas remunerada con el fin de establecer las cotizaciones oportunas. También es fundamental para garantizar la cobertura sanitaria a los trabajadores expatriados, que pueden solicitar una Tarjeta Sanitaria Individual o utilizar la Tarjeta Sanitaria Europea (si se procede de un país de la UE o con un convenio bilateral, como Marruecos, Perú o Chile).

La mayoría de trámites de autorizaciones para residir y trabajar en España requiere el pago de unas tasas establecidas por la Administración Española, tanto para el trabajador expatriado como para su familia. Tener que calcular la suma de esta cuantía, reunir la documentación necesaria y presentarse en cada una de las oficinas vinculadas a dichos trámites incrementa en muchas ocasiones el estrés producido por una mudanza internacional.

Para asegurar que la experiencia de relocation en Madrid o Barcelona es lo más satisfactoria posible, la decisión más acertada es dejar todo el papeleo en manos de una empresa cualificada y con experiencia, que además pueda ofrecer servicios de traducción jurada. Olvídate de tramitar la documentación necesaria para trabajar en España.